Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > Cómo soltar la identificación con el cuerpo

Artículos - Scott Kiloby (2015)

Cómo soltar la identificación con el cuerpo

por Scott Kiloby
Scott Kiloby

Cuando solía leer las tradiciones espirituales que daban la instrucción de llegar al "no pensamiento" o a la "no mente" parecía una tarea imposible. Pero yo era demasiado ingenuo para intentarlo. Y cuando lo intenté, me di cuenta de que llegaban muchos pensamientos. Al principio, estos eran principalmente pensamientos sobre una historia del pasado y del futuro, del tipo que todos experimentamos como "yo". Pero simplemente observando que iban y venían, sin aferrarme ni rechazar ninguno de ellos, trajo la realización de la "no mente". Llamemos a este notar los pensamientos de esta manera la instrucción #1. Esta realización no es la experiencia de no tener pensamientos. Esas experiencias de no tener absolutamente ningún pensamiento sucedieron y continúan sucediendo. La realización de la "no mente" es el continuo, ininterrumpido ver que los pensamientos surgen y desaparecen, pero ninguno de ellos es "yo". No tienen naturaleza sustancial. No duran. Vienen y van de la nada. No vienen y van en o a una mente. "Mente" es solo otro pensamiento, de ahí el término "no mente". Al realizar esto, todos los frutos que las tradiciones prometieron se revelaron de una manera u otra. Había luz, amor, felicidad, y todo tipo de experiencias de la nada, de Unidad y de ningún yo. Pero también eran experiencias. Como los pensamientos, las experiencias vienen y van. Esto quedó muy claro.

Todo eso era la parte fácil. A pesar de estas experiencias y realizaciones, el cuerpo tenía una forma diferente de abordar "esto". Contenía todo el dolor que nunca había sido procesado. Tenía almacenadas las contracciones que acompañan a un ser humano encarnado. Tenía bloqueos y todo tipo de sensaciones extrañas, de modo que la energía no podía fluir suavemente. Acarreaba todos los impulsos de mis adicciones y las amenazas percibidas de mis ansiedades. En cuanto al cuerpo, comencé a notar la diferencia entre las emociones y las sensaciones más densas que parecían físicas, casi estructurales. Estas últimas incluyen los bloqueos y contracciones que hacían que el cuerpo se sintiera algo denso, incluso cuando la mente estaba vacía de identificación con los pensamientos que contaban una historia.

Con respecto a las emociones, la clave era sentirlas. Y eso significaba sentir "a través" de ellas, sin pensamientos, y dejarlas flotar libremente sin tratar de evitarlas, arreglarlas o combatirlas. Esto también era bastante simple y directo. Llamemos a esta manera de ser con las emociones la instrucción #2, porque es diferente a la instrucción #1. Uno no está percibiendo pensamientos, sino más bien sintiendo A TRAVÉS de esa emoción, sin pensamientos, como si le pertenecieran a nadie (porque no le pertenecen a nadie). Sea cual sea el mensaje que envíe alguna emoción, esta comprensión puede ser obtenida y puesta en práctica sin aferrarse a la emoción. Digo esto en respuesta a toda la gente que podría preguntar: "Pero ¿acaso la emoción no viene para decirme algo o para ayudarme a actuar?" Sí, tal vez. Pero aun así puede haber un no aferrarse a una emoción, incluso cuando se tome una acción o surja una respuesta.

Cuando digo que la instrucción #2 fue simple y directa, no quiero decir que fue fácil. Fue simplemente intuitiva. Con cada ola emocional, la tendencia era evitarla, arreglarla o sentirla en un principio. Pero al descansar con y en cada emoción, también fueron vistas como "no yo". Estas tampoco duraban. Sentir "a través" de ellas se percibía intuitivamente bien, ya que había pasado la mayor parte de mi vida evitando, arreglando o combatiendo emociones. El aferramiento a las emociones terminó poniendo en práctica la instrucción #2, así como el aferramiento a los pensamientos que contaban una historia terminó con la instrucción #1. Esto no quiere decir que de vez en cuando los pensamientos y las emociones no surjan. Surgen. Pero sin aferramiento, son vistas como insustanciales. No solo no me definen, sino que no son yo. Lo que soy no puede ser definido ni captado de ninguna manera. Incluso decir que son conciencia o el Tao o el vacío es ir demasiado lejos. Esos pensamientos vienen y van y no hay aferramiento a ellos. Y si surge el aferramiento, la instrucción #1 es la medicina correcta. No hay nihilismo en esta forma de ser, porque el nihilismo es solo otro conjunto de pensamientos que cuentan una historia que no ha sido examinada con la instrucción #1.

Pero el cuerpo, con sus sensaciones más densas, era por completo otra historia, literalmente. No vi en un principio que el cuerpo era una serie de imágenes en la mente. Era literalmente una historia contada por la aparición de imágenes. Pero de nuevo, no vi esto en un principio. Todo se sentía físico, desde los bloqueos hasta las contracciones, los huesos y los músculos. Y mientras estos bloqueos estuvieron allí, el comportamiento adictivo continuó en una forma u otra. Mientras haya una separación percibida en el cuerpo, habrá el deseo de conseguir fuera de uno mismo el alivio a esos bloqueos y contracciones. Pero después de investigar más, me di cuenta de que conozco estas cosas en el cuerpo y conozco el cuerpo mismo principalmente a través de esas imágenes que vienen y van. Sentir imágenes no tiene sentido. ¿Cómo haríamos eso? Son imágenes. Así que volví al principio. Si el cuerpo es experimentado principalmente como imágenes, entonces estas imágenes son pensamientos. Y la regla con respecto a los pensamientos es dejar que sean vistos, dejar que vengan y vayan, y dejar que desparezcan en forma natural solo viéndolos de esa manera. Sin aferrarnos. Eso marca toda la diferencia. Supe entonces que todas las infinitas formas en que la gente trata de curar el cuerpo pueden ser un gran acto de futilidad, porque sanar al cuerpo tratándolo como algo más que imágenes es una receta para la frustración. Esto no significa que la medicina, los masajes, la acupuntura y los diversos enfoques orientales y occidentales para curar el cuerpo sean inútiles. No, éstos definitivamente ayudan. Pero si hay identificación con el cuerpo, 1000 masajes o sesiones de acupuntura ayudarán solo hasta cierto punto. Y la mejor medicina, oriental u occidental, solo curará o tratará un elemento específico de la propia experiencia. Con la identificación viene una vida de sufrimiento que no puede ser tratada hasta que la identificación deje de estar ahí.

Una vez que comencé a ver el cuerpo como imágenes en la mente, simplemente comencé a notar esas imágenes que iban y venían. Y los bloqueos comenzaron a deshacerse en forma natural. La energía que antes estaba atascada comenzó a removerse, hacia arriba y hacia fuera. Comenzó a fluir con más suavidad. El cuerpo fue visto como una historia y cuando uno ya no se identifica con la historia, ya no se identifica con el cuerpo. Esto no significa que las imágenes del cuerpo no surjan. De nuevo, surgen, pero la instrucción #1 es todo lo que se necesita. A veces esos bloqueos liberaban emoción, en cuyo caso sentiría "a través" de esas sensaciones, sin pensamientos (Instrucción #2). El cuerpo comenzaba a sentirse transparente, vacío y también "no yo". Este fue un gran avance en mi sendero sin sendero.

Hay algunos que afirman que no ven ninguna imagen cuando se trata de experimentar el cuerpo. Tal vez sea así. Confía en tu experiencia. Pero investiga cómo sabes que lo que estás experimentando es un cuerpo. ¿Ves el contorno del cuerpo o una parte del cuerpo dentro del ojo de la mente (dentro de la conciencia)? ¿Percibes o sientes alguna forma? ¿Los bloqueos parecen tener contenedores, bordes o límites? Si es así, estás experimentando el cuerpo a través de las imágenes. Te invito a hacer lo que hice, a ver esas imágenes por lo que son. Mira cómo vienen y van. Si no ves imágenes, investiga las palabras que surgen a través de la conciencia que dicen que eres tu cuerpo o que tu cuerpo es esto o aquello. Esos son pensamientos. Y la instrucción #1 funcionará bien.