Ruta de Sección: Inicio > Ensayos > El Camino del Despertar

Artículos - Leonard Jacobson

El Camino del Despertar

por Leonard Jacobson
Leonard Jacobson

En el contexto del despertar, lo único que importa es si estás presente o si estás perdido en tu mente. Si estás realmente presente en este momento, entonces eres un ser despierto, al menos en este momento. Si te encuentras en la mente, estás entrando en un mundo de recuerdos del pasado e imaginaciones del futuro. Estás entrando en un mundo de las ideas, conceptos, opiniones y creencias. Estás entrando en un mundo de ilusión y separación. Si crees en tus pensamientos, ideas, opiniones y creencias como si fuera algo cierto, serás absorbido por el mundo de la mente y desconectado de la Presencia.

Cuanto más rígidas sean tus creencias, más te encontrarás aprisionado en la mente.

Esto es lo que le ha sucedido a la humanidad. Casi toda la humanidad está aprisionada dentro del mundo de la mente y ahora estamos viviendo las consecuencias de ello.

Sólo memoria e imaginación

En verdad, no hay vida fuera de este momento. Este momento es la única vida realmente disponible para nosotros. Todo fuera de este momento es una especie de sueño. No es real. Es sólo memoria e imaginación. Es un mundo de pensamiento interminable, y cada pensamiento nos lleva a un pasado recordado o a un futuro imaginado. La mayoría de la gente no puede detener los pensamientos, y así nos encontramos infinitamente perdidos en la ilusión, pero no nos damos cuenta. No es hasta que estamos presentes que nos damos cuenta de que nos hemos perdido en un sueño.

Despertar del sueño significa despertar completamente en el momento del ahora. Esto significa que tú estás aquí, en este momento, y en ninguna otra parte. Te sientes total y completo. No te falta nada. Todo el dolor y las limitaciones del pasado han desaparecido. Eres libre de la ansiedad sobre el futuro. Has trascendido el juicio hacia ti mismo y a los demás. En los momentos de perfecta Presencia eres un ser despierto. Y si llegas a estar fundamentalmente establecido en el momento presente, entonces estarás fundamentalmente despierto. Estarás asentado en la verdad y la realidad de este momento, e incluso cuando te aventures en el mundo de la mente, sabes que estás entrando en un mundo de ilusión y así no irás tan lejos en la mente como para perderte ahí. Piensas siempre que resulte apropiado, pero no te pierdes en el pensamiento. Mantienes tu sentido de la Presencia incluso cuando usas tu mente y juegas en el mundo del tiempo. Vives en el mundo del AHORA – ese es tu hogar. Usas tu mente siempre que sea apropiado, pero luego de forma natural y espontánea vuelves al momento presente.

La ilusión de la separación se disuelve

Despertar en la Presencia es una bendición más allá de lo imaginable. El momento presente revela la verdad de la vida y el profundo misterio de nuestra existencia. A medida que estás más presente, te abres al amor, a la aceptación y a la compasión. Comienzas a sentir la Unidad mientras la ilusión de la separación se disuelve. En los niveles más profundos de la Presencia, empiezas a experimentar la presencia de Dios en todas las cosas presentes. En el nivel más profundo de la Presencia, el Cielo en la Tierra se revela.

Así que, por supuesto, surge la pregunta, ¿cómo lograr eso? ¿Cómo nos liberamos del mundo de la mente que nunca deja de pensar? ¿Cómo superar la resistencia del ego y llegar a estar fundamentalmente despiertos? Los seres humanos han estado en el camino del despertar durante miles de años y sin embargo muy pocos han logrado despertar. Pero ahora eso debe cambiar, porque no podemos seguir viviendo inconscientemente en este planeta. Estamos desesperadamente necesitando una manera simple y directa de despertar.

Pasos para el Despertar: Estar presente

El primer paso es aprender a estar presente. Hay una clave simple que te permite salir del pasado y del futuro hacia el presente. Sólo tienes que traerte a ti mismo al presente con algo que está aquí en el momento contigo. Si puedes verlo, oírlo, sentirlo, saborearlo, o tocarlo, puedes estar presente con él. En el momento en que estás presente, los pensamientos se detienen. Tu mente se queda en silencio. Ahora ya estás presente. Gradualmente irás profundizando en la Presencia. Gradualmente te irás asentando en el momento presente para que la Presencia se convierta en el fundamento de tu vida, incluso mientras juegas en el mundo de la mente.

Pasos para el Despertar:
Determinar los obstáculos que te impiden vivir en el Presente

El segundo paso consiste en llevar conciencia despierta a todas las formas que te llevan involuntariamente fuera de la Presencia. ¿Cuáles son los obstáculos que evitan que estés presente? Este es un proceso que ocurre en el tiempo y que conducirá al dominio de la mente y el ego, que es esencial para el verdadero despertar. Éstos son algunos de los obstáculos que puedes enfrentar:

Conoce a tu ego

El principal obstáculo para despertar es la resistencia del ego. Si vas a despertar, tienes que llegar a conocer a tu propio ego. ¿Qué es el ego? ¿Cómo funciona? ¿Cuál es su papel en tu vida? ¿Por qué se resiste a la presencia, y cómo se puede superar su resistencia? Si vas a despertar, tienes que tener una relación correcta con el ego.

Lleva todo a la consciencia

No puedes despertar de un sueño inconsciente. Tendrás que pasar por un proceso en el que empieces a reconocer la naturaleza de tu sueño y llevarlo todo a la consciencia. ¿Dónde estás atrapado en el sueño? ¿Qué es lo que no ha sido sanado? ¿En quién te has convertido en el sueño? ¿Cuál es el tema de tu sueño? Esto implicará poseer, reconocer, confesar y revelar todos aquellos aspectos de ti mismo que has juzgado, negado, ocultado o tratado de arreglar. Es un proceso que ocurre en el tiempo y debe hacerse sin juzgar y con amor, aceptación y compasión hacia todos los aspectos de tu ser.

Asume la responsabilidad de los sentimientos reprimidos

La mayoría de nosotros está viviendo con fuertes sentimientos reprimidos dentro de nosotros. La mayoría de estos sentimientos reprimidos se originaron en la infancia. Los sentimientos primarios son la ira, la tristeza, la necesidad insatisfecha y el miedo. Si vas a despertar, tienes que liberar estos sentimientos de manera que ya no sean reprimidos en tu interior. De lo contrario, siempre habrá alguien que desencadenará estos sentimientos reprimidos y luego el pasado se proyectará en el presente, distorsionado tu experiencia del momento presente. Para despertar, tendrás que ser totalmente responsable de los sentimientos reprimidos en tu interior. Tendrás que tener una relación correcta con estos sentimientos.

Miedo a la liberación

Estamos viviendo con creencias limitantes que también se originaron en la infancia. Estoy solo. Estoy abandonado. No hay nadie aquí. No soy amado. No soy lo suficientemente bueno. No puedo hacerlo. Tengo que complacer a los demás. No está bien ser yo mismo. Tengo que reprimir mis sentimientos. No puedo tener lo que quiero. Esto es sólo una pequeña muestra de las creencias limitantes con las que vivimos. Esto puede conducir a una larga vida de búsqueda de amor, aceptación o aprobación de los demás. De esta manera, tendemos a perdernos a nosotros mismos en otros. Si nos mezclamos energéticamente o nos enredamos con los demás, ¿cómo podemos descubrir quiénes somos en realidad? Si vamos a despertar, tenemos que llevar estas cosas a la consciencia y liberarnos de ellas.

Liberarse de juzgar

Por último, tendremos que liberarnos de juzgar, ya se trate de juzgarnos a nosotros mismos, a los demás, o a algún acontecimiento que ocurre en nuestras vidas. La energía de juzgar nos mantendrá siempre aprisionados en la separación y la ilusión. En la Presencia, no hay juicios.

A medida que profundizas en la Presencia, y te alzas en el dominio de la mente y el ego, tu vida y las relaciones serán transformadas. Te sentirás más pacífico y más amoroso. Ya no buscarás a los demás para obtener amor y aceptación. Ya no te juzgarás a ti mismo o a otras personas, ni temerás el juicio de los demás. Te sentirás más capacitado para ser tú mismo y expresarte plena y libremente. Pensarás con más claridad, y ya no serás afectado por ese flujo constante de pensamientos inconscientes e involuntarios. Tu mente estará fundamentalmente en silencio, y en los niveles más profundos de la Presencia, comenzarás a experimentar lo que los grandes místicos y maestros han estado hablando durante siglos