Ruta de Sección: Inicio > Colaboraciones > Tres aspectos del trabajo consciente

Colaboraciones - Karsten Ramser

Tres aspectos del trabajo consciente

Honestidad, el Arte de Preguntar y Humildad

por Karsten Ramser
Conocimiento de si mismo

Si cruzas el desierto de la búsqueda a más,
ves que todo está en tu mente, pura subjetividad.
Tu identidad de un yo sólido, separado e independiente se
desvanece en la comprensión de que solo existe la Esencia.

 

El trabajo consciente consiste en llevar la comprensión a la práctica. Toda teoría no vale mucho si no es integrada en la vida cotidiana. Al final lo que cuenta es siempre la propia experiencia, ella nos dice hasta qué punto estamos viviendo lo que hemos entendido mentalmente, independiente de las circunstancias y los acontecimientos.

La investigación de la mente es un trabajo intensivo intelectual, donde exploramos nuestra forma de pensar, de percibir e interpretar la realidad. Esta investigación gira alrededor de una pregunta fundamental: ¿QUIÉN SOY YO?

Si queremos estabilizarnos en la consciencia transpersonal y no-dual, es de vital importancia combinar la Investigación de la mente con el Arte de la Contemplación. Ambas nos proporcionan las herramientas necesarias en el proceso de la transformación.

Ser consciente es algo que se aprende, algo que se practica diariamente y con la práctica se llega a la maestría. Es un trabajo pragmático, en el que seguimos una estructura de investigación ya estabilizada y comprobada.

Es un proceso científico en el que constatamos si es cierto o no, lo que dicen Maestros, Santos, Místicos e Iluminados. Como en cualquier otro proceso de investigación se aplican reglas científicas; no creer nada, estudiar la materia, tener una mente abierta, aplicar las herramientas necesarias y verificar o des-verificar las declaraciones/proposiciones.

Punto de partida

De lo que se trata con el trabajo consciente es comprender que partimos de la posición (creencia) profundamente equivocada, de una existencia propia e independiente con un yo separado e independiente (el autor-personal). Esta posición ante la vida, es la causa primaria de todo sufrimiento. Una vez corregida esta creencia y aplicando la interpretación correcta, todo toma su lugar de forma espontánea y natural.

La creencia de que somos el autor-personal es una condición socio-cultural, que se ha "instalado" en la genética y estructura neural (neuronal) , por este motivo es tan compleja su transformación.

Me gusta mencionar tres aspectos del trabajo consciente:
Honestidad, el Arte de preguntar y Humildad.

Honestidad

Es de vital importancia ser honesto. Nada de suavizante espiritual ni relativismo mental. De nada nos sirve pensar positivo si nuestra creencia profunda, es opuesta a la comprensión de que somos infinitamente más que el concepto del autor-personal.

Lo que cuenta es la experiencia, es lo único que es real y solamente con la experiencia podemos trabajar. Para transformar las antiguas estructuras negativas, tenemos que ser honestos con nosotros mismos; si buscamos paz, ¿por qué no estamos en Paz?, y si queremos ser conscientes ¿por qué no lo somos?

Sufrimos porque no sabemos pensar de la forma correcta. Nos sentimos separados por la falta de experiencia de la unidad. La vida es muy sencilla: mientras no lo experimentamos, no lo sabemos. Esto no tira por tierra el conocimiento intelectual, es solamente una parte del trabajo y si no lo llevamos a la práctica incluso puede convertirse en un lastre. Cuando tenemos el conocimiento intelectual de la unidad, pero nuestro sentimiento más profundo sigue siendo desconexión, nos puede provocar más sufrimiento.

No se trata de achicarse ni hundirse, menos aún de desvalorizar nuestros esfuerzos y logros, se trata de reconocer que hasta ahora no hemos vivido realmente conscientes, y esto está totalmente claro por el simple hecho de que la Paz profunda y perfecta no reina en nuestra vida y seguimos buscando algo más.

Sé honesto.

El Arte de Preguntar

El que no pregunta, no sabe. El Arte de preguntar es el centro de la investigación. Ver la vida con los ojos de un niño. Naturalmente no se trata de volver a un estado de inocencia infantil, sino de tener una mente joven, una mente que no se conforma con la teoría sino que necesita la experiencia y hasta que no la tiene, pregunta, pregunta y sigue preguntando hasta tener la experiencia.

La pregunta clave es, ¿QUIÉN SOY YO?

El poder transformador de la pregunta es tremendo, enfoca la atención, hace el trabajo y trata de ser concreta y específica.

Humildad

Se humilde y paciente.

Deja que la vida responda las preguntas. No fuerces nada, las respuestas llegarán en su debido momento. El camino existe, muchos lo han emprendido, confía en él, pero nunca a costa de tu propia experiencia. Por encima de todo confía en la vida, reconoce que estás aquí para ser consciente y no para luchar (contra la vida). Todo, absolutamente todo, te sirve para ser consciente y cuando lleguen los momentos difíciles, recuerda que es por tu condicionamiento y no porque la vida está contra ti.

Ser consciente se aprende.

Gracias
Karsten Ramser

Karsten Ramser cuenta con más de 25 años de experiencia en el camino de la sabiduría, es Coach, terapeuta, profesor de meditación, pintor y escritor. De origen alemán, ahora trabaja y vive en Andalucía.

Encontró alivio a la profunda depresión que le acompañó durante años, con diferentes terapias, pero sus preguntas seguían sin respuestas. En el año 2007 comprendió que no hay nada que encontrar y así termino su búsqueda. En ese momento un profundo proceso de transformación cambio su vida y es lo que nos muestra en su libro: El Camino sabio.

.. Más información