Ruta de Sección: Inicio > Colaboraciones > Memoria de una Vida olvidada

Colaboraciones - Emma Vázquez

Hasta que la Muerte nos Una

MEMORIA de una Vida olvidada

por Emma Vázquez 12 de julio de 2019
Memoria de una Vida

ÉRASE UNA VEZ... un personaje soñado que creyó estar despierto.

Me llaman VIDA, aunque ése no es mi nombre. Ni ése ni ningún otro. Pero al Ser Humano le encanta "llamar a las cosas por su no-nombre" para asegurarse de no perder la razón. Lo que ignora es que es precisamente al perderla, cuando la encuentra. Y es al encontrar su "razón" cuando las cosas (él incluido) desaparecen de su vista. Vista que hasta entonces no Veía...

Os voy a contar mi historia (que es la vuestra). Una historia (sin historia) que no tiene ni espacio ni tiempo, pero que si lo tuviera, sería infinito y eterno.

Mi fecha de nacimiento es SIEMPRE y mi lugar, UNIVERSO. Soy TODO, incluido NADA. La Trinidad de Conciencia-Presencia-Amor hecha UNA: Yo-Vida. Y una de las "cosas" en las que "me Vivo" (en las que soy lo que SOY) es el Ser Humano, a quien hago creer que es "alguien" y además separado de mí y del resto de las otras "cosas" en las que también SOY.

Aparentemente, estoy dividida en infinitud de "formas". Pero eso sólo es a los ojos-mente de ese Ser Humano que se cree que me ha creado y que me puede decidir. O lo que es lo mismo, controlar.

Mi existencia no tiene ni un "por qué" ni un "para qué". Ni inicio ni fin. No hay propósito ni misión más que la de SER lo que SOY: VIDA.

Del mismo modo, como fractales que mis "cosas" SON de mí, ellas tampoco lo tienen, aunque así lo Crean... y así se lo hayan creído. Y como su propio nombre indica, "SER Humano" es lo único que tiene que y puede ser (esfuerzos por no serlo, incluidos).

7.000 millones de personajes soñados creyendo estar despiertos y separados de mí. Creyendo ser olas individuales que no tienen nada que ver con el Mar que SON. Creyendo ser los soñadores del sueño en el que están atrapados. Sueño perfectamente diseñado para que la dualidad SEA. Y yo (VIDA), en ella. Sueño del que esos personajes humanos no pueden despertar por muy despiertos que se crean.

A algunos de ellos les susurro al oído que pueden hacerlo y les acaricio el Corazón con ese anhelo. Lo han llamado "Regresar al Hogar" o Iluminación. Pero sólo es otra ilusión más dentro de La Ilusión-Sueño del Ser Humano. Otra "forma", de entre las infinitas que creo (sin crear), para SER Lo Que Soy. Igual que la forma "árbol", la forma "mineral", la forma "estrella", la forma "río", la forma "animal", la forma "tormenta", la forma "pensamiento", la forma "emoción", la forma "futbolista", la forma "alma", la forma "reencarnación", la forma "ángel", la forma "religión", la forma "guitarra", la forma "enfermedad" o la forma "muerte". Existen en la medida en que existen los sueños o las películas, pero no son Reales. No son "Lo Único Que Es": YO-VIDA.

Sí, hago que me olviden. Que olviden lo que SON. Si no, no podría SER en dualidad. No podría SER en la tristeza, en la alegría, en el sufrimiento, en la compasión, en las lágrimas, en las risas, en el placer ni en el dolor. Opuestos que también, como TODO y NADA, SOY sin "serlos". Opuestos que danzan al unísono en mi perfecta Ley del Equilibrio-Armonía. Ley que no tiene ninguna Gracia... ni tampoco ningún castigo, aunque la "cosa Ser Humano" así lo haya creído.

Soy Neutra. No juzgo. No comparo. No etiqueto. No clasifico. No analizo. No SEPARO... entre el bien y el mal. Entre lo bonito y lo feo. Entre el ayer y el mañana. Entre delgado y gordo. Entre carencia y abundancia. Entre felicidad e infelicidad. Entre silencio y ruido. Entre lo mejor y lo peor. Entre los defectos y las virtudes. Entre lo de arriba y lo de abajo. Entre lo de dentro y lo de fuera. Entre lo femenino y lo masculino. Entre lo terrenal y lo espiritual.

Soy Unidad. Soy Todo, incluido Nada. No entiendo de fronteras, de muros, de colores, de razas, de dimensiones, de estados, de procesos, de etapas, de sexos, de colores.

Soy "el cuerpo", no la mano ni la pierna ni el ojo ni la cabeza ni el riñón ni el cabello ni la sangre ni la mente ni el corazón ni la suma de todos ellos. No soy un conjunto de olas, soy el MAR.

La mente-humana "ve" conceptos. Ve ideas. Ve identidades. Ve posesiones. Ve fragmentos. Ve tiempos. Ve espacios. Ve cajones. Todos distintos entre ellos. De diferente "padre y madre". Por eso, el Ser Humano se siente imperfecto. Incompleto. Infeliz. Vacío. Porque se SEPARA de "los otros" que son "si mismo". Se separa mentalmente de Lo Que Es. Y así tiene que ser simplemente porque "Así ES". Una de las infinitas "cosas-formas" en las que SOY. Todas Perfectas tal y como son.

Recuerda que "yo" no juzgo. Que soy Neutra. Que no tengo propósito ni misión ni fin. Por lo tanto, no pretendo cambiar nada ni a nadie para que sea "mejor" de lo que Es.

No ayudo, no guío, no acompaño, no alivio, no sano, no curo, no enfermo, no salvo, no oscurezco, no ilumino. Sólo SOY lo que SOY. Es la mente de la "cosa-humana" la que lo piensa en su estado de separación-dualidad. Forma parte del sueño-juego. No es un error mío. De la existencia. De "la vida". ES lo que ES, como todo lo demás.

El Ser Humano lleva siglos (según su tiempo) intentando eliminar el sufrimiento, ignorando que no es posible porque su condición, su "cosa-forma-mente-humana" implica dualidad. Y dualidad, implica sufrir. Y sufrir, implica felicidad. Sólo hay que darle la vuelta a la misma moneda en la que respiran y retro-alimentan ambas Ideas-energías.

Pretende alcanzar lo inalcanzable. Pretende "Ser No Humana". Y eso no es posible por mucho que intente disfrazarse de "Ser Divina-Unidad".

Esto es a lo que está más ciega la "cosa-humana". Y de aquí le surge el mayor sufrimiento de todos: el querer ser lo que no es. De aquí surgen todos sus conflictos internos, luchas, dolores, soledades y guerras. No acepta su condición Humana. Su limitación. Su "Es lo que Es".

Yo-VIDA soy Ilimitada, permanente y eterna. La "cosa-humana" es limitada, impermanente y muere, aunque su mente le quiera hacer creer que no.

El Ser Humano no se conoce en ABSOLUTO (y en relativo, tampoco). La mayoría se están proyectando fuera, en otros, continuamente. Culpándoles de lo que ellos sienten, de sus enfermedades, de sus conflictos internos, de sus vacíos, de su soledad, de su infelicidad. Echando en cara a otras "cosas-humanas" lo que no quieren (o pueden) ver de sí mismos. Creando, de este modo, Fuera, las guerras que ellos tienen Dentro.

Algunos ni siquiera son conscientes de ello. Otros, que lo son, caen en la trampa de rechazar y demonizar a esas partes de sí mismos que les hacen sentir emociones incómodas y molestas. E intentan mil y una técnicas para ocultarlas, para enmascararlas, para evitar que se vean y que ellos las vean. Entrando entonces en el abandono y el no-Amor, lo cual les provoca más vacío, más frustración, más Separación.

Y pocos COMPRENDEN que no es cuestión de cambiarse, de mejorarse o de aniquilarse, sino de Rendirse ante lo que son. De Aceptarse en todas sus partes. De Amarse en esa Incondicionalidad que casi ninguno entiende-siente.

Pero para esto último tienen que CONOCERSE. ¿Qué sino van a Amar? ¿A un personaje dentro del personaje que ya son?

Conocer esa dualidad que les habita y habitará, no para hacerla desaparecer sino para abrazarla, para acogerla, para escucharla, para ESTAR en ella. Para Ser UNA con ella. En ese Instante es donde y cuando surge la PAZ. La real.

Y para conocerse es imprescindible que PAREN de ir hacia alante o hacia atrás, se miren al espejo, buceen en sus entrañas, en la profundidad de su pozo y descubran todas las caretas que se han ido colocando año tras año. Que saquen a la luz todas las mentiras que se cuentan. Y todos los miedos que les guían. Para poder quedarse desnudos ante "si mismos", coger las riendas de su verdadera personalidad y responsabilizarse de ella.

No se conocen para huir de ellos mismos, se conocen para soltar lo que no Son para así poder SER (manifestar) quienes son en realidad cada uno en su "cosa-humana individual" y DISFRUTAR-se (con todas las emociones que ello conlleva).

No es una búsqueda, es un Encuentro.

En ese Encuentro experimentan dolor. Un dolor que llevan toda su vida-humana forjando, cultivando. Un dolor que sólo deja de doler cuando se abren a que les duela. Unas lágrimas que sólo dejan de ahogarles cuando las lloran. Es el dolor de la SEPARACIÓN. La separación en la forma "cosa-humana".

Muchos temen a la Muerte porque están identificados con su "cuerpo-mente-personalidad" o, con lo que viene a ser lo mismo, con su "alma-personal" que también vibra en esa SEPARACIÓN (de otras "almas-personales").

No hay (habiendo) varios "cuerpos" ni varias almas diferentes (ésa es la Ilusión de la mente humana). No hay un "somos Unidad". El "somos" implica varios, implica distinción, implica separación. Es UNIDAD. Es MAR. Sólo existo Yo-VIDA.

La "cosa-humana", siguiendo su patrón dual, desea prepararse para tener una Muerte digna, pacífica, en solitario, en compañía, en la naturaleza, en su casa, sin sufrimiento, con conciencia... Desea controlarla a su CREENCIA y semejanza. Sin seguir COMPRENDIENDO que la Muerte es la que Es, igual que la Vida es la que Es. Y como sea, así de Perfecta será, porque no podrá haber sucedido de otra manera. Aunque la mente humana, de nuevo, así lo crea.

ÉRASE UNA VEZ... unos personajes soñados que creyeron estar despiertos y separados. HASTA QUE LA MUERTE LOS UNIÓ.

- NO FIN -

(He AQUÍ y AHORA mi MEMORIA. Memoria de una VIDA olvidada)