Ruta de Sección: Inicio > Colaboraciones > La noche obscura en el camino al despertar

Colaboraciones - Rodrigo González Martínez

La noche obscura en el camino al despertar

por Rodrigo González Martínez 19 de mayo de 2019
Rodrigo González Martínez

Cada individuo en el camino al despertar de la confusión, pasa por innumerables experiencias, algunas llenas de gozo y dicha, ya que comienza a percibir lo que Es, pero hay otras donde la capacidad de estar en paz y armonía se pone a prueba, muchas son las personas que le han llamado a esta etapa la noche obscura.

Esto es porque al ir removiendo de forma voluntaria o involuntaria capas de densidad, reaparecen otras, ya sea en forma de emociones, sentimientos o experiencias, algunas que deseas nunca repetir, o que desconoces que ahí estaban, esto provoca que aparezca un estado de inconsciencia y el cuerpo burdo, es decir el cuerpo físico, lo resiente, se convierte en un reflejo del interior.

En esta etapa, el cuerpo físico experimenta diversos malestares, puede desarrollar enfermedades, mal humor, tener reacciones agresivas o violentas, y en otros casos, se encuentra sumido en depresión o ansiedad, todo depende de la naturaleza de la emoción que está experimentando la persona en la etapa de la noche obscura.

La experiencia es única, esto debido a las tendencias o patrones mentales, cargas pasadas y contextos actuales, la experiencia de separación esta abastecida de infinidad de factores que refuerza la idea de un Yo ajeno a todo y todos, esta separación es la que crea el juego de regreso a casa, a la fuente, a la unidad, y dentro de este juego esta la etapa de la noche obscura, es por esto, que es una experiencia única para cada persona.

La noche obscura se caracteriza porque la persona que está dentro de esta etapa cree que la vida se pone en contra de él, y esto lo cree al sentir que está atravesando por situaciones que refuerzan tendencias mentales, como recuerdos, anhelos, deseos, hábitos y patrones, o eventos que están vinculados con emociones que favorecen la confusión, y que en cada caso sólo son situaciones sin algo personal en contra, pero que detonan botones internos que traen al presente situaciones que sólo está en la mente de quien vive esta etapa, es decir, sólo esta pasando dentro del tiempo psicológico de la persona, y esto es lo más increíble, realmente nada esta sucediendo.

Es necesario tener claro esto, porque es importante llegar a la comprensión de que la noche obscura es la prueba para poder soltar una densa capa que nos tiene limitados y atados a la confusión, y que sólo está sucediendo dentro de la mente.

Las personas ajenas al camino espiritual, que llegan a entrar en esta etapa, les sirve para tocar la puerta de alguna religión, o reencontrarse con la que ya tenían, o buscan respuestas en la filosofía o en textos sagrados o de desarrollo humano, muchas veces es el inicio del buscador espiritual, y en otros casos, son los psicólogos los que reciben a estas personas, el caso es que nadie se escapa de esta etapa, tarde o temprano hay que pasar por la noche obscura.

En el caso del caminante espiritual, aquellos que utilizan como practica el permanecer conscientes en el aquí y ahora, crean las condiciones idóneas para tener acciones espontaneas, estas son aquellas que no requieren esfuerzo, son naturales y congruentes con el momento presente, estas acciones son las que van dándole fin a los hábitos mecánicos y patrones sociales, pero son también las que ocasionan el inicio o el regreso de la noche obscura, ya que hay algo que se defenderá de dichas acciones espontaneas, ese algo es el ego.

El cúmulo de acciones espontaneas en el paso del tiempo va creando nuevos escenarios y un sin número de sucesos fuera del patrón ordinario, el entorno cambia y la formas de ver las cosas también, sin darse cuenta, las relaciones personales como: amistades, grupos laborales o de pareja, cambian, algunas, mejoran, se hacen más estrechas y otras, se alejan, esto quiere decir, que las cosas están tomando su nuevo lugar, poco a poco el entorno social comenzará a tener sentido con la nueva forma de ver las cosas, es decir, empieza a ver equilibrio, pero hay momentos en el que se experimenta todo lo contrario, es cuando hay la sensación de la noche obscura, y no es otra cosa que un viejo apego o la identificación con algo o alguien que está dando señales de querer regresar, esto es el ego, en su afán de controlar.

Al practicar la acción espontanea, natural y congruente con el momento presente, traerá cambios que pueden ser muy drásticos o contundentes y otros muy sutiles, podrías perder el trabajo y crearás historias para justificar lo que está pasando, porque empiezas a notar que todo está cambiando y hay una parte de ti que se resiste, es el ego; poco a poco dejas de inventar historias, y comienzas a aceptar lo que Es, sólo fluir y actuar de forma espontánea es la respuesta.

También el hobby que practicabas ya no lo consideras tan divertido como antes, es más, comenzarás a experimentar otras actividades que jamás hubieras pensado, como Tai Chi, yoga, meditación, etc., algunos hábitos como el de desvelarse, la alimentación, el alcohol o el tabaco, comenzaran a ser hábitos en revisión, y encontrarás que la fuerza de voluntad nunca fue necesaria, ya que el gusto por las cosas toxicas o no congruentes con el cuerpo humano se irán retirando de forma natural, espontáneamente.

Realizarás actos que corresponden al momento y habrá momentos en donde el tomar uno o dos tragos es parte del aquí y ahora, como fumar un buen puro o tomar café, pero ya no serán estos hábitos un instrumento apegado a la individualidad para ser una respuesta a algo que evitas o que necesitas, estos hábitos y patrones sociales pierden todo poder sobre ti en forma natural.

Al pasar el tiempo, notaras como las acciones espontaneas van creando una nueva vida, puedes estar en el mismo lugar y con la misma gente, es más, hasta tener el mismo empleo o negocio, pero todo se ve distinto, es más cómodo, ves el equilibrio de las cosas, y también ves con claridad el asunto de la noche obscura.

La noche obscura aparece cuando el ego se apodera del momento, te lleva a no estar consciente del presente, desde ahí reprocha que las acciones espontaneas han retirado personas, lugares, cosas, también hábitos y patrones que extraña, anhela y desea, esto crea un estado emocional de ansiedad o de depresión, según sea el caso, y mientras no recuperes el estado consciente de estar en el aquí y ahora, se puede convertir en una etapa cansada y destructiva para el cuerpo físico que está inmerso en el estado de inconsciencia emocional.

El ego intentará regresar a escena, quiere perpetuarse, creando confusión, él crea la noche obscura y usa la confusión para apoderarse del momento, él te saca del presente y te lleva al tiempo psicológico, donde él manda, la noche obscura es el escenario que crea el ego, donde se resiste a desaparecer, te hace jugadas para regresar al habito, al patrón, es la causa del estado emocional denso, su purgación es necesaria, es vital para el despertar de la confusión, ya que eso es el ego, confusión, esto debe de quedar clarísimo.

Lo más indicado para salir de este estado de inconsciencia emocional, es usar la atención, esta es la herramienta más eficaz de la conciencia para regresar al momento presente, hazte presente y observa con claridad cómo un simple pensamiento puede trasformar el estado emocional, la recomendación es: permitir que esto pase, pero no dejes de estar consciente, esto es lo más importante.

Revisa el deseo, el anhelo, el recuerdo, lo que sea que el ego utiliza para atrapar la atención, lleva luz a eso, abraza, revisa, suelta y deja ir, confía en que eso que atrapa la atención una y otra vez, ya no es parte de tu vida, ya no es parte del momento que ahora disfrutas, ve haciendo más ligero tu cuerpo emocional, haz que tu camino sea más sencillo, ve dejando y soltando la densidad de los recuerdos, anhelos y deseos a donde pertenecen, al pasado, y permite que el momento presente te sorprenda, como a los niños que caminan con su carita de asombro ante cada experiencia nueva, ya que así es, ninguna experiencia es repetida.

Entrégate consciente a la acción espontánea y llevarás luz a la noche obscura del camino al despertar.

Rodrigo González Martínez
Amigo y servidor