Ruta de Sección: Inicio > Colaboraciones > Artículo

Artículos - Juan Pedro Valencia

Naam Mantra

Por Juan Pedro Valencia 2 de diciembre de 2020
Linaje Naam

El Mantra del Naam ha sido transmitido en secreto, de Maestro a Maestro. La iniciación con el mismo Mantra ha tenido lugar durante más de mil años, comenzando con Sri Dattatreya. Más recientemente, en el Inchegiri Navnath Sampradaya, fundado por Bhausaheb Maharaj, fue transmitido a Siddharameshwar Maharaj, luego a Nisargadatta Maharaj, y a Ramakant Maharaj, por nombrar sólo a algunos de ellos.

La Llave Maestra es una herramienta de meditación muy poderosa y efectiva que disuelve nuestros conceptos basados en el cuerpo y los reemplaza con nuestra verdadera identidad, nuestra Realidad Última. El significado del Naam Mantra es "Yo soy Brahman, Brahman yo soy".

Como dijo Nisargadatta Maharaj: "El Naam Mantra te recuerda tu verdadera identidad. Tus padres te dieron un cierto nombre y te llamaron por ese nombre. Nama significa nombre y, por lo tanto, Nama Mantra significa llamarte como eres en la Realidad. Mi Gurú, Sri Siddharameshwar me dio el Mantra y tiene un gran poder!".

Nisargadatta Maharaj era reacio a dar el Naam Mantra a los "extranjeros" que visitaban su ashram. Desconfiaba de ellos, llamándolos "turistas espirituales", e inició a muy pocos occidentales, como Maurice Frydman, Jean Dunn, etc. En contraste, y muy auspiciosamente, su discípulo cum Master, Ramakant Maharaj, estaba muy interesado en iniciar a buscadores occidentales sinceros, que estaban cansados de su búsqueda infructuosa.

Recibiendo el Naam Mantra - Experiencia

Cuando supe que en el linaje Inchegiri Navnath Sampradaya, al que pertenecen maestros como Bhausaheb Maharaj, Siddharameshwar Maharaj, Nisagardatta Maharaj y Ramakant Maharaj, existía un Mantra transmitido durante generaciones, jamás pensé en ese momento que llegaría el día en que se me ofrecería y lo recibiría. Pero ocurrió por Su Gracia.

Los días previos a la iniciación estaba ilusionado pero sin los nervios que debería haber tenido ante tal acontecimiento. El día de mi nacimiento, así considero la iniciación, fue como un sueño hecho realidad después de toda una vida de búsqueda y esfuerzo, aunque hoy sé con certeza que nadie hubo nunca que se esforzase o buscase.

Aun siendo a distancia la Presencia fue constante. Sentí físicamente a mi maestra alrededor mío e incluso pude "oler" su Presencia. El olor era algo que sabía que era ella pero no era olor tal como lo entendemos en esta manifestación sino un aroma, una esencia que, de algún modo, sabía que era suya, pero sin que fuese un olor como tal percibido a través de la nariz...

Aun con los ojos cerrados todo fue vivo, real, auténtico. En cierto momento vi a los maestros de pie rectos con las manos unidas situados en los cuatro puntos cardinales de la habitación y de repente apareció Sri Ramakant delante de mí como un gigante, enorme, sonriendo y alargando su brazo derecho hacia mi para depositar la palma de su mano sobre mi cabeza. La emoción inexplicable fue enorme, el cuerpo sonreía y sollozaba de puro sentir sin palabras que puedan definirlo. La energía la sentí en mi cabeza fuerte y profunda, sin duda alguna poderosa pero al mismo tiempo sumamente generosa y compasiva, suave...

Tras recibir el Naam Mantra y antes de finalizar la iniciación propiamente dicha, hubo una meditación con el mantra recién recibido durante la cual vi con los ojos cerrados una cascada de agua fresca, cayendo fértil, hermosa, toda rodeada de un verde igualmente fresco y fértil y una especie de grito de alegría salió de este cuerpo por sí mismo. De repente un joven con barba corta y turbante, vestido con una túnica, apareció o miró hacia la izquierda con una cara feliz. Por un momento, tuve la sensación de que era yo, un joven excitado, aunque este cuerpo ya no es tan joven. Ese estar sentado al lado de la cascada y mirar hacia arriba y emanar felicidad y tranquilidad fue algo tan real...

Al finalizar agradecí con todo mi Ser a mi Maestra por tal regalo y Sri Bhausaheb, Sri Siddharameshwar, Sri Nisagardatta y Sri Ramakant vinieron a esta mente... y les di mi más profundo agradecimiento a todos ellos también. Luego me incliné completamente ante la imagen de Sri Ramakant y le ofrecí el alimento que tuve durante ese tiempo para que lo bendijese y luego lo comí.

Desde ese día, y en especial durante la semana siguiente, el mantra está conmigo todo el tiempo: hago una sesión de una hora por la mañana, a veces sentado, a veces tumbado en la cama porque al despertar lo primero que viene es el mantra. Por la noche suelo hacerlo acostado y luego me duermo con su recitación.

He tenido sueños curiosos donde aparecían personas mayores que decían ser de mi familia, aunque no los conozco físicamente. También estaba visitando lugares especiales y anoche en especial en un sueño estaba en un lugar todo hecho de piedra donde me acompañaba una suerte de guía del lugar, un hombre mayor de pelo blanco que me dijo que tenía que subir al tercer piso de un palacio... Se sorprendió porque todavía no había visitado ese "tercer piso".

También aparecen recuerdos del pasado que veo y comprendo de otra manera y a veces durante el día surgen las respuestas habituales de antes que intentan que surja malestar o ira, pero no duran nada porque los veo inmediatamente, los comprendo y veo la ilusión que hay en ellos.

A veces también mientras medito de repente es como si me echaran para atrás y el cuerpo y la mente se quedan ahí delante y el cuello hace algún espasmo y, en esos momentos, entiendo que no soy ni cuerpo ni mente y que todo es una ilusión, un sueño y yo soy la pantalla donde todo ocurre. La mente trata de confundirme y distraerme pero rápidamente vuelvo a él y durante todo el día se repite interiormente. Veo a todos los Maestros del Linaje, sobre todo a Sri Ramakant, y sonrío o siento una compasión inexplicable.

Doy infinitas gracias a todos los Maestros y al Linaje por esta oportunidad, este regalo que cumple toda una vida de búsqueda, estudio, dedicación y entrega a Eso que ninguna palabra puede explicar.

Espero que sirva y anime a interesarse por este bendito Linaje y a pedir con Devoción verdadera recibir el Naam Mantra pero no buscando alguna de las experiencias que he relatado puesto que eso son sólo aspectos menores de la Realidad que supone descubrir el Si Mismo, sino con profunda sencillez, que es la puerta para entrar a su recámara.

Bendiciones!!
Jai Sadguru!!